Cambios en la pareja

Todos hemos sido testigos de los cambios de la sociedad durante los últimos 40 años Especialmente en lo concerniente a la familia y la pareja. Antiguamente, los roles estaban definidos y mientras que el hombre era proveedor del sustento de la familia, la mujer lideraba el rol emocional y afectivo. Se encargaba de que hubiera armonía en casa y de que los niños estuvieran atendidos y educados.

Poco a poco se van produciendo cambios y la estructura familiar se expande formando un abanico lleno de opciones. Surge una especie de machismo-feminismo en el que cada uno quiere conservar sus derechos pero obtener cierta ventaja de dichos cambios.

La mujer sigue buscando de forma inconsciente la seguridad económica en el hombre, fruto de una herencia atávica de millones de años de evolución. El coste de la reproducción, los meses de embarazo y cuidado de los pequeños la empuja a buscar esa seguridad. El hombre que ya no necesita hipotecar su vida y apostar por una sola mujer, en ocasiones quiere libertad sin responsabilidad compartida. Se forman así luchas de poder que empujan de forma gradual a la ruptura. Parece ser es que estas grietas aparecen porque, hombres y mujeres, pensamos, sentimos y somos diferentes y precisamente de ahí nace la atracción.

Tal vez, muchas rupturas podrían haberse evitado si la pequeña grieta hubiera sido reparada desde el principio. Si hubiéramos sido conscientes de las necesidades del otro y de hacer entender las nuestras para crear juntos un espacio de armonía. Aprender a generar acuerdos que nos ayuden a crecer juntos y así poder GANAR-GANAR.

 Cuando esa grieta se ha hecho grande en realidad se produce un abismo de incomprensión. La comunicación desaparece y parece imposible entenderse, es como si se hablara distintos idiomas o se emitieran diferentes frecuencias de radio.

Una de las ventajas actuales es la libertad pero esa libertad tan apreciada por todos implica responsabilidad. Esto supone ser consciente de que la “batalla” ganada hoy puede desembocar en una guerra mañana, pero… una guerra SIN VENCEDORES. No se trata de tener razón sino de construir a partir del respeto, acuerdos satisfactorios para ambos.

Todo esto en principio es muy fácil de decir, pero en la práctica suele haber bloqueos emocionales, silencios que cortan el aire y deseos frustrados. La realidad de cada uno que casi siempre es subjetiva lleva acumulada un sinfín de falsas interpretaciones de la realidad del otro y cuando la casa se derrumba las fuerzas parecen haberse agotado.

A base de repetirte que las cosas no funcionan, acabas teniendo razón. Nuestros pensamientos condicionan nuestra conducta.

Al igual que llevamos nuestros vehículos a revisión periódicamente para asegurar el estado del líquido de frenos y los diferentes componentes, tal vez, de vez en cuando sería positivo pararse a pensar qué está ocurriendo.

Cuando las relaciones se contaminan se produce la ceguera cognitiva.

© 2011 Aprende Coaching.

 

3 comentarios para “Cambios en la pareja”

  • Annabella:

    Comparto totalmente tus apreciaciones. Como mujer creo además que desde el principio debe dejarse claro que quieres a tu pareja en que cosas podrías a lo mejor adaptarte y en que otras no y viceversa.

  • Isabel:

    Siempre he oido decir que los hijos no unen, sino todo lo contrario, pero yo creo que eso no es del todo cierto. Cuando en la familia, en la pareja no hay un verdadero sentimiento de equipo, una justa y equitativa distribucion de tareas y roles, entonces si des-unen hasta el punto de desencadenar la ruptura. Hay que intentar establecer desde el principio en que cosas estaremos dispuestos a renunciar cada uno para poder llegar a una convivencia armonica, siempre desde ambas partes, no desde una sola, la mujer, como suele ocurrir porque se presuponen cosas, o nos vienen impuestas por la sociedad.
    Saludos
    Isabel

    • AnaPrats:

      Muchas gracias por tu aportación Isabel, estoy de acuerdo contigo. En una pareja que quiere ampliar la familia, debe haber esta consciencia desde el principio y cada una de las partes, incluyendo a los hijos/as, debe ser parte activa en la construcción de la dinámica familiar. Un saludo!

Deja un comentario

COACH CERTIFICADO
E.C. (Emprendedor Coach)

80

Joana Prats

Pintura